Menú
Calculadora de IVA

Calcular el IVA

Las empresas de los distintos rubros y las personas en general tienen la obligación de aplicar correctamente el IVA. Si eres dueño de un negocio, estudias contabilidad o simplemente eres ciudadano debes saber la manera en cómo funciona. El siguiente artículo te puede ayudar con ello.

Este término está presente en la vida diaria, aunque no te des cuenta. Con el simple hecho de comprar o vender estarás inmerso en dicha carga fiscal. Por ello es necesario que entiendas los conceptos básicos. Continúa leyendo para que conozcas su significado y la manera en que lo puedes calcular.

¿Qué es y para qué sirve el IVA?

Este es una tasa, tributo o carga de origen fiscal que tiene la característica de recaer sobre los diferentes consumos. Dichas siglas derivan de: Impuesto sobre el Valor Añadido, aunque esto puede variar dependiendo de dónde te encuentres. Aunque básicamente tiene el mismo significado por igual.

El IVA influye en cualquier proceso de adquisición de consumo, comercial y legal. Esto debido a que adicional al costo estándar de lo que se vaya a vender, se le debe agregar dicha cuota. Aplica para los diferentes productos y servicios, mientras que se cobra al momento en que se realiza la compra.

Este impuesto se suele cargar en las distintas etapas de realización y distribución de dichos productos o servicios. En total, el consumidor final es el encargado de pagarlo de acuerdo con lo adquirido. Cabe destacar que el Impuesto sobre el Valor Añadido grava también en los siguientes casos:

  • Las distintas entregas de los diferentes bienes o prestaciones de servicios que son hechos por empresarios. Igualmente, las que son realizadas por profesionales.
  • Cualquier tipo que entre dentro de las adquisiciones intracomunitarias.
  • Las importaciones.

¿Cómo funciona el IVA?

A pesar de que el IVA es un tributo que obligatoriamente tiene que cancelar el consumidor final, sí afecta a los comerciantes. Repercute en la contabilidad de las distintas empresas, negocios, comercios o compañías. Así como también en las personas autónomas que se dedican a la compra o venta.

Esto debido a que los representantes legales de dichas empresas deben actuar como recaudadores. Con ello evitan que el consumidor tenga que declarar ante la Agencia Tributaria cada vez que realicen una compra. Así le ahorran tiempo e inconvenientes cuando estos adquieran un bien o servicio.

Por ello, con el fin de facilitar la recaudación se le exige a dichas empresas o negocios el cobro al consumidor final. También se obliga el cobro del impuesto a otra empresa intermediaria, según sea el caso. Luego, estas compañías igualmente tienen que ingresarlas en la Agencia Tributaria.

Dos maneras de funcionar

Los negocios o instituciones con fines comerciales deben registrar esta recaudación en dicho ente autorizado de forma periódica. El IVA básicamente funciona bajo distintas modalidades, siendo dos de ellos los más relevantes. ¿Cuáles son estos? Te los definimos a continuación.

Uno de ellos es el conocido como IVA repercutido. Este se produce cuando las empresas realizan alguna venta, comercialización u operación que genere un ingreso. En cada una de esas transacciones deben cobrar determinada cantidad adicional del monto principal.

Está por otro lado el llamado IVA soportado. ¿Cuál es este? Sucede en el momento en que un negocio le compra a otras empresas, bien sea diversos productos o servicios. Generalmente lo hacen para su actividad empresarial. A esa adquisición también hay añadirle una cuota adicional. En total:

  • Cuando hacen compras y gastos: Se soporta IVA
  • Si obtienen venta e ingresos: Se repercute IVA
Declaraciones

El Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA no tiene que representar ningún gasto o ingreso para la empresa. Esto debido a que el consumidor final es el que se encarga del costo de tal tasa. Todo ese proceso o cobro adicional se evidencia en las respectivas declaraciones, también nombradas liquidaciones.

La empresa, por lo tanto, debe ingresar constantemente en la Agencia Tributaria lo que recaudó en cuanto a ventas y prestaciones. Es decir el IVA repercutido. Pero también tiene que deducirse el impuesto que canceló en sus procesos de compra: IVA soportado. Esto significa:

¿Cómo se calcula el IVA?

Realizar este procedimiento es sencillo, solo es cuestión de que comiences a ponerlo en práctica. Para resolver todas las dudas con respecto a este tema te ilustramos mediante un ejemplo cómo hacer la recaudación del IVA. Puedes aplicarlo en la contabilidad de cualquier negocio de este modo:

Supongamos que en un proceso productivo hay solo tres empresas. La primera de ellas es la empresa de HENO, que produce heno para ganado vacuno. La otra es GANADERA, quienes tienen una granja de vacas de leche. La última es LECHERA, fabricantes y vendedores de leche al consumidor final.

Cuando la empresa HENO le vende heno a GANADERA tiene que cobrarle el respectivo precio de venta. A ese monto debe añadirle un porcentaje extra por concepto de IVA que también le cargará. Por ejemplo, si el precio de venta es 1000 euros y el porcentaje del tributo es 21%, cobrará 1210 euros.

¿Cómo se calcula el importe de IVA?

El precio de venta puedes sustituirlo dependiendo de cuánto es el costo final de tu bien o servicio. Mientras que el porcentaje del tributo estará sujeto a lo asignado por la Agencia Tributaria. En este sentido, en el ejemplo anterior ¿cuál fue el procedimiento utilizado que dio como resultado 1210 euros?

Para ello se debe calcular utilizando la fórmula correspondiente. En primer lugar, tienes que dividir ese 21%, que es el porcentaje de IVA, entre un 100%. Luego de sacar la cuenta, esto totaliza un resultado de 0,21. Es decir para mayor claridad:

Después, tienes que multiplicar el precio de venta, conocido como base imponible, con el porcentaje. De acuerdo al ejemplo sería: 1000 euros (que es la base imponible) por 0,21 (el resultado de la fórmula anterior). Esto es igual a 210 euros (importe de IVA). La ecuación es así:

Este es el precio total con el IVA del heno.

¿Cómo se calcula el importe total sin separar el IVA?

Existe una forma sencilla, eficaz y rápida que te servirá con el fin de calcular el monto o costo total del IVA. Se trata de otra fórmula que es bastante conocida. Consiste en sumar un uno al resultado del porcentaje del tributo que detallamos con anterioridad. Es decir: 1 + 0,21 = 1,21.

Este hay que multiplicarlo con la base imponible o precio de venta, siguiendo el ejemplo serían a los 1000 euros. Luego de realizar la operación matemática observarás que esto te dará como resultado un costo con el IVA ya incluido (importe total). Lo que significa 1210 euros, la fórmula queda de este modo:

¿Cómo quitar el IVA?

Si quieres saber cuánto cuesta un producto o servicio que vas a adquirir sin la cuota o impuesto, igualmente lo puedes sacar. Existe una forma de calcular la base imponible o quitar el IVA. Continuamos con el mismo caso para ejemplificarte cómo se debería hacer.

Debes dividir el monto total que se cobrará al consumidor final con el porcentaje del Impuesto sobre el Valor Agregado. Si el importe total de heno es 1210 euros y la comisión por el tributo es de 21%, dicha fórmula arrojará esto:

Para verificar si este resultado es correcto aplica la siguiente operación:

¿Cómo se calcula la base imponible teniendo sólo el IVA?

En caso contrario, es decir que solo tengas el costo total del impuesto debes realizar otra fórmula para saber la base imponible. Consiste sencillamente en dividir ese monto del tributo por 0.21, que es el porcentaje correspondiente a cobrar.

En otras palabras, si el monto del IVA del heno es de 210 euros –según lo aplicado– hay que dividirlo con 0.21. De esta manera es que se puede calcular la base imponible. Puedes observarlo mejor en esta siguiente fórmula:

Lo que quiere decir que el costo de venta sin el IVA para el heno es de 1000 euros. Comprueba de esta manera si ese resultado, siguiendo la fórmula, es verídico:

¿Cómo realizar la declaración/liquidación?

Las tres empresas de este ejemplo deben hacer la declaración/liquidación. Recuerda que esta ilustración puedes usarla para tu negocio. Por ello cuando la primera empresa de esta demostración, HENO, realice su liquidación tiene que calcular un procedimiento básico. Consiste en esta fórmula:

Como se evidencia en dicha explicación tiene que restar el IVA que se repercute con el que se soporta. De acuerdo con la ecuación anterior esos 210 euros son los que la empresa HENO debe ingresar en la Agencia Tributaria.

Caso 2

En cuanto a la segunda empresa, nombrada GANADERA, esta también realizará el procedimiento con sus respectivos ingresos y gastos. Vamos a suponer que esta compañía al darle un valor añadido al producto, lo venderá a LECHERA a 2000 euros.

La empresa LECHERA debe cancelarle esos 2000 euros a GANADERA y adicionalmente el 21% del Impuesto sobre el Valor Añadido. Esto da un total de 2420€ si se aplican las fórmulas apropiadas. Cuando GANADERA realice la declaración ante el ente competente tiene que ingresar el mismo método:

Caso 3

La tercera y última empresa de esta explicación, LECHERA, asimismo tiene que ingresar su declaración. Vamos a presumir que esta compañía le agrega nuevamente un valor al producto que ofrece, colocándolo en 3000 euros. El consumidor final tiene que cancelar este monto más el porcentaje del IVA.

El consumidor final es aquel que va a adquirir la leche de forma directa de la empresa LECHERA. Al realizar los cálculos de esos 3000 euros más el impuesto, el usuario pagará 3630. En el momento en que la compañía le toque realizar la declaración del IVA le corresponde ingresar en el ente:

Liquidación total

Es así como cada una de las empresas han ingresado ante la Agencia Tributaria 210 euros. Esto da un total de 210 x 3 = 630 euros. Ese es el monto pagado en concepto de IVA por el consumidor final. Todo el sistema hace posible la recaudación del impuesto que el cliente tiene que cancelar.

¿Quiénes están exentos de pagar el IVA?

En ciertas operaciones comerciales y de consumo hay casos, muy específicos, que pueden estar exceptuados de aplicar el IVA. Descubre en detalle cuáles son estas ocasiones, ya que es importante que sepas si aplicas en cualquier de ellas:

  • Operaciones no sujetas: Se refiere a aquellas transacciones que no están agravadas, aun cuando signifiquen entregas de bienes o servicios.
  • Operaciones exentas: Pueden constituir varios tipos entre ellos se encuentran:
    • Exenciones limitadas: Incluyen a diversas operaciones donde no es necesario realizar los cálculos de IVA soportado o IVA repercutido.
    • Exenciones plenas: En este esquema no se repercute ciertas actividades. Pero sí se debe deducir las cuotas del tipo soportado en el momento de realizar las compras de los bienes o servicios.

¿Qué es base imponible?

Se entiende por base imponible del IVA a un monto al que se le debe agregar la cuota, tributo o carga fiscal. Específicamente es el precio al que se le suma el porcentaje fijado del Impuesto sobre el Valor Añadido. El cálculo de ambos da la cantidad total que hay que cancelar o pedir por el servicio o bien.

Dicho precio de venta o base imponible lo deben fijar los negocios incluyendo una serie de aspectos. Entre ellos se encuentra el costo de producción, monto de compraventa, comisiones, seguros, intereses. También los descuentos. No se debe incluir el impuesto, sino al final. Es decir:

Tipos de IVA

Existen hoy en día diferentes clases de impositivos o porcentajes de IVA en España. De forma concreta hay tres tipos de Impuesto Sobre el Valor Añadido, que se les puede aplicar a la base imponible. ¿Cuáles son estos? Te los resumimos de esta manera:

  • Tipo general: 21%.
  • Tipo reducido: 10%, dedicados a bienes o servicios que son considerados como primera necesidad.
  • Tipo superreducido: 4%, en este rango también aplican las adquisiciones que por lo general son de primera necesidad.